El uso de los emolientes

Aplicarse un emoliente al menos una vez al día equivale a reducir y espaciar los brotes.

Su eficacia es óptima cuando se aplica justo después del aseo. Debe aplicarse con las manos limpias y las uñas cortas, una vez retiradas todas las joyas. Se recomienda “calentar” el emoliente entre las manos y a continuación extenderlo efectuando un suave masaje, regular, sin frotar. La aplicación del emoliente debe ser un momento de placer y relajación. Si al aplicar el emoliente el paciente expresa sentir ardor o rojeces, es recomendable cambiar de producto.

¿Qué emoliente elegir?

Existen numerosos emolientes en distintas formas. Su uso varía en función del grado de sequedad de la piel:

Que emoliente elegir

  • El mejor emoliente es el que su piel, o la de su hijo, tolera mejor, y que se aplica regularmente
  • Es mejor optar por un emoliente sin perfume

¿Cómo aplicar el emoliente?

El masaje con un emoliente permite al mismo tiempo reforzar la flexibilidad de la piel y aportar un efecto relajante, lo que propicia la mejor aceptabilidad del tratamiento. Se recomienda aplicar el emoliente en cantidad suficiente, calentándolo entre las manos bien limpias, para efectuar amplios movimientos circulares.

Algunos consejos a la hora de aplicar el emoliente en las distintas partes del cuerpo. Su hijo podrá reproducir estos gestos muy rápidamente.

  • Los miembros inferiores: empezamos masajeando las piernas, alisando desde el tobillo hacia la parte superior del muslo, de atrás hacia adelante.
  • Los miembros superiores: a continuación masajeamos los brazos, desde la muñeca hacia la axila, acabando por las manos, desde los dedos hacia la muñeca.
  • El tronco: colocamos las manos completamente planas en la parte inferior del vientre y subimos hacia el cuello efectuando movimientos circulares.
  • La espalda: una vez a la altura del cuello, bajamos las manos por los hombros efectuando un movimiento envolvente y cogemos al niño para sentarlo, colocando su cabeza contra nuestro hombro. Así podremos masajear la espalda colocando las manos en la parte inferior de la espalda y subiendo hacia la nuca, hasta las orejas si es necesario.
  • La cara: después de calentar la crema con la yema de los dedos, colocamos los dedos completamente planos en la parte superior de la frente, descendemos por las sienes y volvemos hacia la nariz deslizando los dedos bajo los ojos. Luego, descendemos hacia las aletas de la nariz, desde las mejillas hasta la barbilla.
  • Los pies: por la noche, para obtener un efecto relajante, podemos masajearlos empezando por el empeine y dirigiéndonos hacia cada dedo.

¿Su hijo tiene eccema atópico? Enséñele esta película de dibujos animados en donde se explica cómo aplicar su emoliente.

Enseñe a su hijo la película de dibujos animados “Cómo aplicarte la crema” donde se explican los gestos adecuados a seguir a la hora de hidratar la piel atópica

Descargar la ficha consejo “Cómo hidratar bien en detalle”

Descargar el folleto “Piel y Galénica”

Icono PDFhow-to-aplly-the-emollient_uk.pdf

Icono PDFleaflet_skin-and-galenic-texturegb.pdf

How to aplly the emollient

piel_y_galenica

¡ATENCIÓN!

  • Nunca aplicar un emoliente sobre una piel lesionada y exudativa
  • No frotar la piel para no irritarla
  • Es primordial lavarse las manos antes de cada aplicación
En resumen : ¿cómo gestionar bien el eccema atópico a diario?
  • Comprender la patología (en particular, los factores desencadenantes)
  • Seguir las indicaciones y los tratamientos de su médico
  • Hablar de alergia alimentaria si se sospecha una alergia a algún alimento, aunque, en general, la dermatitis atópica no se debe a una alergia alimentaria (como se explica en el vídeo del Dr. Robert)
  • Saber adaptar los tratamientos en función de la manifestación y de la gravedad del síntoma (brotes >dermocorticoides / períodos de calma > emolientes).

 

descubra todos los consejos a diario

 

para ayudarle a evaluar la gravedad de su eccema, descargue la aplicación po-scorad*

 

* PO-SCORAD (Patient Oriented SCOring Atopic Dermatitis) : Allergy. 2011 Aug;66(8):1114-21. doi: 10.1111/j.1398-9995.2011.02577.x. Epub 2011 Mar 18.