Informes de expertos : La vergüenza y la culpabilidad en el eccema

Mar, 07/06/2016 - 17:15
La vergüenza y la culpabilidad en el eccema

Por Dr Bourrel Bouttaz

La vergüenza y la culpabilidad son una impronta dolorosa adicional en todas las enfermedades de la piel. Afectan tanto a la persona enferma como a sus padres, cuando el enfermo es su hijo. En lo que respecta a los niños, deben pasar la edad del pudor (6-7 años) para empezar a tener vergüenza de su piel.

Los motivos que causan estos sentimientos tan destructivos son múltiples:

  • Los padres creen que son responsables de la enfermedad de su hijo, cuando la dermatitis atópica es una afección que aparece en las pieles que no son lo bastante impermeables. Esto es la consecuencia del mundo moderno, el estilo de vida urbano, la disminución del número de enfermedades infecciosas, la alimentación de hoy en día, el cambio de las floras cutáneas y digestivas…
  • Una enfermedad crónica y visible transmite al paciente y a sus padres sentimientos de impotencia, de incapacidad de manejar la situación.
  • El conjunto alérgico o conjunto psicológico prevalece en las explicaciones comunes.
  • El conjunto alérgico hace necesario identificar cuál es el alérgeno responsable. No encontrarlo supone, una vez más, fuente de desvalorización.
  • El conjunto psicológico acusa a las madres de todos los males, cuando padecen de ansiedad por no encontrar una solución.
  • La trampa es precisamente la ansiedad: cuanta más ansiedad siente la madre, más absorbe el niño esta ansiedad y más eccema causan las hormonas de estrés. Todo pasa por la mirada; los cuidados de la piel afianzan la relación madre/hijo y, sin embargo, esta relación debería evolucionar lentamente hacia la autonomía del niño. Poco a poco, el niño empieza a sentirse culpable de la ansiedad que le crea a su madre, se produce una confusión, una identificación entre él y el eccema. Esta ambigüedad es la que causa la ansiedad por separación, es decir que al niño le gustaría cortar el cordón pero se siente culpable de hacerle daño a sus padres. Algunos brotes de eccema se correlacionan con esta dificultad, en particular en el momento en que los niños deben realizar sus estudios lejos del nido.
  • Y la trampa se vuelve aún más trampa si, durante la fase en la que se instaura el pudor, siguen siendo los padres quienes aplican los cuidados emolientes al niño. Si son siempre los padres los que toman a su cargo los cuidados, el niño no puede establecer su pudor, fase indispensable para simbolizar la frontera entre lo que está permitido y lo que no, lo visible y lo no visible, lo privado y lo no privado, lo íntimo y lo no íntimo. Al no crearse esta frontera simbolizada por la piel, es cuando nace la vergüenza.

 Soluciones propuestas:

  • Evitar mirar la piel de su hijo con ansiedad, hacerlo simplemente con amor, sin explorar todos los días dónde se encuentran las placas; mencionar el tema lo menos posible haciendo girar en cambio las conversaciones en torno a su vida diaria, la escuela, los amigos, los deberes…
  • Enseñar a su hijo a realizar los cuidados por sí solo lo antes posible: no importa si no lo hace de un modo perfecto
  • Asistir a consultas destinadas a los padres, para poder expresar su sufrimiento sin su hijo delante. Los cuidadores también necesitan atención y consideración.
  • Participar en sesiones de educación terapéutica en los centros de referencia. Estas sesiones ofrecen tiempo para comprender mejor la enfermedad y los tratamientos así como para hablar de sus problemas, intercambiar con otros pacientes, sentirse menos solos y, sobre todo, librarse de su culpa.

 Icono PDFverguenza-y-culpabilidad-en-el-eccema-es.pdf