El polen y las polinosis otoñales

pon., 14/09/2015 - 14:30
Pollens and Autumn allergies

Por Dr Jacques Robert

Los cólquicos en la pradera indican el final del verano. Es el momento de la vuelta al cole para los escolares. Es también el fin calvario para los alérgicos a las gramíneas: el heno ya se ha segado. Sin embargo, aún en otoño, algunos pacientes presentan todos los síntomas de la “fiebre del heno”. Son sensibles al polen de “las plantas herbáceas”.

El polen y las plantas alergénicas en otoño

Para que un tipo de polen resulte alergénico debe ser ligero, abundante en la región, transportado por el viento y anemófilo. Las plantas polinizadas por los insectos, entomófilas, resultan más atractivas pero rara vez provocan alergias. De igual modo, el cólquico citado en la introducción no es alergénico, ¡es hermafrodita!

Las herbáceas son una familia heterogénea formada por un conjunto de plantas muy sensibilizantes. Se consideran maleza y su pico de producción de polen se produce, en función de las regiones y las especies, entre agosto y octubre.

Algunas palabras para conocer las principales especies

Pollens and Autumn allergies

La flor del llantén

El llantén menor (plantago lanceolata en latín) es una planta que crece en los campos y céspedes, y cuyas hojas se dice que tienen forma de punta de lanza o de orejas de liebre. Su responsabilidad en las manifestaciones alérgicas suele verse enmascarada por la de las gramíneas.

 

Pollens and Autumn allergies

Parietaria en una vieja pared

La parietaria es una planta de la familia de las urticáceas que extiende sus tallos rojizos por las viejas paredes en el sur de Francia, adhiriéndose a las mismas. Es la causante de muchas sensibilizaciones severas, sobre todo porque su período de polinización coincide con el flujo migratorio de los turistas.

 

Pollens and Autumn allergies

La artemisa en flor

La artemisa o artemisia se presenta en una gran variedad de especies y le debe su nombre a la diosa lunar Artemisa, considerada como su descubridora. La artemisa común o artemisia vulgaris es la planta herbácea más extendida en el hemisferio norte. Su polinización dura entre 4 y 6 semanas: ¡pueden contarse unos 160.000 granos de polen por miligramo de artemisa! Le gustan los suelos ricos en nitratos, los terrenos baldíos, los escombros y los bordes de los caminos.

Según la creencia popular, la artemisa tenía el poder “de acelerar los meses de las mujeres y ayudar en los partos”. Las artemisas aromáticas constituyen una variedad muy demandada y a veces cultivada: el Genepi, cosechado a 3000 metros de altitud, forma parte de la composición secreta del licor de los Cartujos; el Estragón, suele emplearse para cocinar las aves y condimentar la salsa Choron; la Absenta, por su parte, es más tóxica que alergénica…

 

Pollens and Autumn allergiesPollens and Autumn allergies

La ambrosía

La ambrosía o Ambrosia artemisiifolia procede de Norteamérica. Ha invadido considerablemente el valle francés del Ródano. Al ser poco exigente, coloniza de manera instantánea cualquier espacio dejado en erial, instalándose en cuanto se pasa el bulldozer. Su presencia en la actualidad se extiende fuera de la región de Lyon, tanto en las zonas rurales como urbanas. Plantea un verdadero problema de salud pública, los parlamentarios se han percatado de ello.

Los signos clínicos de la polinosis otoñal

Los síntomas pueden manifestarse en cualquier momento. Por supuesto, durante un paseo por el campo, pero también en la ciudad o en casa, a menudo, bajo la forma de una rinofaringitis

La rinitis: los signos de la rinitis alérgica se agrupan bajo el término “PAREO”, un acrónimo que nos hace pensar una vez más en las vacaciones:

    P: prurito; picores en la nariz
    A: anosmia; pérdida del olfato, poco común en los niños e incapacitante en los adultos, reflejo de una fuerte alergia
    R: rinorrea; la nariz gotea y los niños suelen sorberse la mucosidad
    E: estornudos, con frecuencia reiterados, en ráfagas
    O: obstrucción; la nariz se encuentra taponada, a menudo el síntoma más difícil de tratar

La conjuntivitis: suele acompañar la rinitis y, en tal caso, se habla de hecho de rinoconjuntivitis alérgica. Un signo en los niños es oírles decir frases como “tengo ganas de rascarme, me pica, me molesta”. Se sienten como si tuvieran granos de arena bajo los párpados. La conjuntivitis evoluciona en función del tiempo atmosférico, mejorándose (al igual que los otros síntomas) cuando está de lluvia.  También puede atenuarse si el niño está dispuesto a llevar gafas con cristales tintados cuando sale

La tos: probablemente, esta rinoconjuntivitis se vea también acompañada de una tos banal, denominada alérgica. Pero hay que permanecer atentos y observar si los ataques de tos se producen por la noche, al finalizar un esfuerzo o al atravesar un terreno en barbecho. Puede tratarse de una tos espasmódica, como la de los asmáticos. Cualquier niño que tosa, portador de una polinosis, debe someterse a una Exploración Funcional Respiratoria (EFR), para detectar un posible asma

El asma: se manifiesta a través de la tos, las sibilancias y las molestias respiratorias. La nariz está a la vanguardia del ataque alérgico, se defiende, se tapona y gotea, como si quisiera bloquear el polen. En ocasiones, se ve saturada, especialmente cuando se trata de niños con antecedentes de bronquiolitis o tos reincidente. El resfriado inicial se complica con la inflamación de la mucosa de todo el árbol respiratorio. Entonces, el agresor alérgico desencadena un ataque de asma. De ahí la expresión: “se le ha ido todo a los bronquios”.

Se producen los mismos síntomas que los presentes en los alérgicos a las gramíneas en primavera: la fiebre del heno

Algunas trampas al interpretar clínicamente la polinosis otoñal

Septiembre es también, como hemos dicho, el mes en el que se inicia el curso escolar. Se trata a su vez del período en que regresan los virus de las infecciones rinofaríngeas y respiratorias bajas. Los síntomas alérgicos e infecciosos son similares. En ambos casos se produce una inflamación y, por ende, congestión nasal, tos, y molestias respiratorias. En más de una ocasión los niños reciben un diagnóstico equivocado de alergia a la ambrosía.

Lo que hay que tener en cuenta:

  • La fiebre nunca es síntoma de una reacción alérgica. Puede aparecer al principio en los casos de infección.
  • En la rinitis alérgica, donde los estornudos se producen en ráfagas y los ojos pican con frecuencia, los antihistamínicos disminuyen significativamente la intensidad de estos síntomas.
  • La polinización de las herbáceas acaba a finales de octubre, por lo que los síntomas deben desaparecer en este momento.
  • Identificar los picos de polinización es fácil gracias a los boletines alergológicos del polen que publican redes de aerobiología, como la RNSA en Francia (red nacional francesa de vigilancia en aerobiología): www.pollens.fr  

En septiembre, empieza a refrescar por la noche, la gente se enclaustra más en su domicilio, cierra las ventanas y, en ocasiones, enciende la calefacción central al final del mes. Por tanto, los ácaros se reproducen…
En caso de dudas sobre las causas, debe consultarse con un alergólogo; las pruebas cutáneas de la alergia (prick-tests) son indoloras, gozan de un valor predictivo positivo y su resultado se obtiene en 15 minutos.

Pollens and Autumn allergies

Prueba cutánea de la alergia (Prick-test)

El polen otoñal y las alergias cruzadas

Para comprender las alergias cruzadas, vamos a basarnos en un ejemplo, entre los primeros descritos

  • Los alergólogos han observado desde hace tiempo que todos los alérgicos al abedul estornudan durante el mes de marzo y que algunos sienten picores en la boca al morder una manzana, pudiendo en ocasiones hasta sufrir una urticaria o un mareo.
  • Para los botánicos no existe relación alguna entre la manzana y el polen de abedul, algo que también resulta obvio para todos nosotros
  • Los biólogos, por su parte, han encontrado la forma de convencernos a todos: entre el alérgeno de abedul (denominado Betv1) y el alérgeno de manzana (Mald1) existe una relación estructural: las proteínas se parecen sin llegar a ser idénticas. El sistema inmunitario de la persona alérgica identifica esta semejanza por lo que el paciente sufre molestias por el polen y por la fruta…

A la luz de esta constatación, se han descrito y clasificado estos cruces en numerosas publicaciones. Hoy por hoy se reconoce que los pacientes alérgicos al polen padecen 3 veces más de alergias alimentarias que el resto, básicamente a las frutas y verduras. Los principales tipos de alergia cruzada documentados en la literatura científica con el polen de las plantas herbáceas son los siguientes:

  • Polen de artemisa y eneldo, zanahoria, comino, apio, cilantro, hinojo, perejil
  • Polen de ambrosía y plátano, melón, sandía, lichi
  • Polen de llantén y melón

Las asociaciones más frecuentes son las que aparecen en negrita, teniendo en cuenta que, obviamente, no tienen por qué representar todas un riesgo para un mismo individuo. En un conjunto de personas alérgicas al polen de artemisa, algunos estudios muestran hasta un 50% de sensibilización al apio (pruebas positivas).
Al ingerir alimentos responsables de alergias cruzadas, las manifestaciones asociadas al denominado “síndrome oral” son las siguientes: picazón en los labios y la boca con, a veces, hinchazón de los labios o incluso de la garganta. Estos signos tan solo requieren un tratamiento simple contra la alergia (antihistamínico). Si la ingestión de alérgeno es importante o si al paciente ya se le ha diagnosticado un asma, las reacciones pueden ser rápidas y violentas: ataque de asma agudo severo, urticaria difusa con edema de las mucosas (conocida como de Quincke) y hasta un shock anafiláctico, potencialmente mortal. El tratamiento por excelencia es la adrenalina. Un niño o un adulto con una alergia asociada al dúo artemisa/apio debe disponer siempre de adrenalina.

Consejos para el tratamiento


Evitar la exposición excesiva al polen

El tratamiento obvio de cualquier tipo de alergia es la evicción, pero ¡es imposible erradicar el polen! Sin embargo puede limitarse la sobreexposición al mismo:

  • El pequeño francés de la región Rhône-Alpes (donde, si recuerdan, el nivel de polen de ambrosía es muy elevado) puede, en la medida de lo posible, esperar hasta el último momento para  regresar de sus vacaciones en casa de su abuela
  •  ¡Cuidado con los días cálidos y soleados! Habrá que evitar irse de picnic y ventilar la habitación únicamente por la noche
  • Desplazarse en coche con las ventanas cerradas es un práctico filtro de polen
  • Por supuesto, cuando sea posible, deberán pasarse las vacaciones en el sur, al borde de la playa. Si no, la piscina municipal constituye una buena opción para los días con viento y mucho polen (el polen se adhiere a la superficie del agua)

Aliviar los síntomas

Los antihistamínicos (o anti-H1) por vía oral (ingeridos) son el tratamiento de base. Actualmente se suministran como tratamiento de fondo una vez al día, pudiendo duplicarse su dosis (mañana y noche) los días de exacerbación. Su acción se completa con tratamientos locales:

  • Colirios antihistamínicos o inhibidores de degranulación para los ojos. Los colirios con cortisona para las conjuntivitis alérgicas solo se suministrarán a los niños tras la estricta prescripción de un especialista
  • Pulverizaciones nasales de corticoides en caso de que los anti-H1 no sean suficientes para mejorar la obstrucción nasal. Están autorizados en los niños.

Tratar la enfermedad

La desensibilización es el único tratamiento específico de la alergia. Este tratamiento se propone actualmente por vía sublingual (las gotas se depositan bajo la lengua) y se realiza como cura pre-estacional (antes de la temporada de polen). Esta desensibilización debe durar un mínimo de 3 años. A partir del primer año, deben producirse mejoras significativas. El objetivo de este tratamiento es inducir una tolerancia progresiva al entorno con polen.


Equipar a los pacientes con riesgo

El botiquín de emergencia de un niño alérgico a este tipo de polen debe incluir adrenalina si:

  • Se trata de un asmático habitual que presenta también una alergia alimentaria
  • Se trata de un paciente con una simple rinoconjuntivitis a las herbáceas asociada con una alergia alimentaria al apio, las especias o el melón.

La adrenalina se presenta en forma de bolígrafos autoinyectores: los ANAPEN®

Pollens and Autumn allergies

ANAPEN® : 

  • Niños de 15 a 30 kg: 0,15 mg (boli amarillo)
  • Niños de más de 30 kg: 0,30 mg (boli verde)

Las consignas fundamentales para la inyección en el muslo: “quitar todo lo que es negro y presionar el botón rojo durante 10 segundos”

Después de las herbáceas

Llega octubre, los barrocos colores del otoño suavizan el paisaje, las plantas cesan su actividad y ya no van a reproducirse hasta la llegada del nuevo año. El último árbol en liberar grandes cantidades de polen es el cedro del Líbano. Dispersa una verdadera lluvia de azufre en los capós de los coches, un polen pesado, poco alergénico. La hoja de otoño, “siguiendo la monótona rutina, cae en forma de remolino”: los alérgicos a la ambrosía respiran mejor y duermen sin ruidos. Para los alergólogos como yo, la floración reanudará tras los copos de nieve navideños; en febrero, el avellano guarnecerá sus flores con polen dorado para dispersarlas con el viento. Así es como persisten las especies.

 

Pollens and Autumn allergies

Dr Jacques ROBERT

Pediatra Alergólogo

Consulta de educación terapéutica en la dermatitis atópica

Hospital LYON SUD

69495 Pierre Bénite CEDEX (Francia)